POEMA Nº 28: REBELIÓN (5/7/16)

 

REBELIÓN

 

Un velero bergantín iba navegando

y la brisa marina lo iba empujando.

 

El capitán era un viejo lobo de mar

y dar la vuelta al mundo era todo su afán.

 

La tripulación era muy servicial

y siempre recibían órdenes del oficial.

 

Una vez en medio de una travesía

la tripulación no quería rendir pleitesía.

 

Por lo que en alta mar hubo un motín

y la rebelión aún no había llegado a su fin,

 

cuando cogieron preso a los oficiales y al capitán

y no le dieron de alimentar.

 

No comieron durante días, sólo bebían

y al cabo de veinticinco días morían.

 

Y el cabecilla atraco en un puerto de una isla del Pacífico

en busca de un tesoro perdido, que en un mapa venía específico.

 

Consiguieron el botín; oro y piedras preciosas

y fueron a gastarlo con las mujeres hermosas.

 

Al final las autoridades le echaron el guante a la tripulación

y ninguno de ellos tuvo oportunidad de salvación.

 

Nícola Baremo

5/7/16

 

 

Anuncios