PROSA POÉTICA Nº 2: REFLEXIÓN (4/5/16)

REFLEXIÓN

 

Lleno de nostalgias infundadas, las melancolías pesan en el fluir de la existencia, sin alteraciones peyorativas, trasladando ultrasonidos que llegan desde el interior del alma y salen expulsados en torrentes mayostáticos hacia el exterior del mundo real, que es contrario al mundo onírico en el que moran las verdaderas vivencias por las que merece la pena la existencia.

Escondiendo bajo la piel las sensaciones motrices que anidan en el latir y se escapan en el sufrir, vamos navegando en un  mar revuelto de ideas inconexas, con olas elevadas como crestas de puntos máximos hechos anecdóticos de nuestro deambular; parábolas, metáforas y puntos suspensivos…

Los atardeceres de los efluvios son como puestas de sol descafeinadas nigrománticas y confusas que caben en un dedal. De no ser por la supremacía del ser humano sobre las demás especies del planeta ¿? No seríamos los amos del mundo y de la civilización terrestre.

Llueve sobre mojado en el momento en que los Dioses del Olimpo se olvidaron de nosotros, simples mortales finitos y limitados, que poseemos una infinita gracia sobrenatural en nuestra corta mísera vida plasmada en un arrebato y un rebelarse contra nuestro propio destino negro-esperanza.

Conformándonos como el mártir con las pequeñas raciones/porciones de placer y congratulaciones metafísicas intrínsicas como el que oye llover, ya que el destino está escrito y cada persona es una víctima de sus circunstancias.

 

Nícola Baremo

4/5/16

 

Anuncios