RELATO Nº 17: EN LA NORIA TODO SE MAGNIFICA (21/6/16)

 

EN LA NORIA TODO SE MAGNIFICA

 

A mi amigo Sergio Gil González de Miranda

 

Corría el año 1992, en la ciudad de Badajoz, y había una pareja de novios, él, Pascual, de 17 años, ella, Miranda, de 16, estaban profundamente enamorados, él de ella y ella de él y eran felices en su relación, relación que ambos consideraban perfecta.

Llevaban saliendo un año y medio, tan solo, pero se complementaban a la perfección, eran una pareja ideal, en todos los aspectos, hasta la noche de San Juan…

…el día 23 de junio a las 23:00 h, Pascual fue a recoger a Miranda a su casa para ir a la feria, Pascual no tenía carnet de conducir coche, por ser menor de edad, pero tenía una moto, una Derbi Variant, blanca, y en ella fueron los dos al recinto ferial. Cuando llegaron dieron una vuelta por las casetas y puestos del principio, camino de las atracciones. Se pararon en una de las << casetas de tiro >> con escopeta de balines y Pascual participó – tenía muy buena puntería – y acertó todos los tiros en el blanco, consiguiéndole a su novia un pequeño peluche. Continuaron su camino y llegaron a las atracciones y se montaron un par de veces en los << coches chocantes >>, las dos veces conduciendo el coche ella, Miranda, por supuesto, cuando terminaron a ella se le ocurrió que podían montarse en la << noria >>, ya que nunca se había montado y quería probar, Pascual le preguntó que si no le iba a dar miedo, y ella le respondió que seguro que no.

Se dirigieron a la << noria >> y Pascual sacó dos tickets, y…

…llegó la hora de la verdad.

Se introdujeron en el habitáculo, y esperaron unos segundos, y la << noria >> empezó a moverse despacio, estaba cogiendo gente, y cuando los encargados de la atracción consideraron que ya podían empezar la función, la << noria >> empezó a girar a un ritmo constante.

A Miranda se le empezó a acelerar el pulso, a latirle más deprisa el corazón, y a aumentarle la presión arterial conforme iba subiendo, y se agarraba fuertemente al brazo de Pascual, y cuando estaba su vagón arriba del todo, la << noria >> que se para, y Miranda que ya no aguanta más y se pone a llorar, cayéndole por las mejillas lagrimones como puños.

Fueron unos segundos de angustia para ella realmente horribles, los peores de su vida.

Y la << noria >> empezó a bajar, y al final Pascual consiguió tranquilizarla un poco, y cuando todo terminó, que bajaron de la atracción y estaban con los pies sobre el suelo, ella intentó disculparse diciéndole que lo sentía mucho su comportamiento, que nunca pensó que fuese a reaccionar como lo hizo, que estaba un poco avergonzada, a lo que él le respondió:

<< No te preocupes cariño, en la noria todo se magnifica >>.

 

Nícola Baremo

21/6/16

 

 

Anuncios