RELATO Nº 23: LA FARMACIA (16/7/16)

 

LA FARMACIA

 

En un pueblo llamado Baeza, en la provincia de Jaén, vivía Alicia, una mujer de 36 años, soltera, que vivía sola, independiente. Trabajaba en una panadería, vendiendo pan.

Alicia estaba enamorada de Mateo, el farmacéutico, de 42 años, con lo cual buscaba la menor ocasión para ir a la farmacia a comprar lo primero que se le venía a la cabeza para poder verlo y hablar con él.

Un buen día al salir de trabajar por el mediodía fue a la farmacia y al entrar le dijo muy sonriente:

  • Buenas tardes Mateo. ¿Qué tal? Venía a comprar betadine y algodón.
  • Hola Alicia. Muy bien, enseguida.

Y Mateo se dio media vuelta para coger de unas estanterías el pedido, y entonces Alicia le comento:

  • ¿Sabes? Las << tiras >> que me lleve el otro día son buenísimas, me las puse y son más cómodas que las que me llevaba antes, y le guiñó un ojo.

A lo que Mateo le respondió:

  • ¿Qué te has hecho una herida?

Y Alicia empezó a reírse a carcajadas:

  • ¡Qué cosas tienes Mateo! ¡Ja,ja,ja,ja! ¡Una herida! ¡Qué ocurrencia! ¡Ja,ja,ja,ja!

Alicia cogió la compra, pagó, se despidió de su vecino y se marchó y Mateo se quedó con cara de tonto, sin entender el chiste.

En otra ocasión Alicia fue a la farmacia un sábado por la tarde, que ella no trabajaba y la farmacia estaba abierta, ya que abría de lunes a domingo de 9:30 h a 22:00 h, excepto los días que eran fiesta.

En la farmacia, además de Mateo, trabajaba Lupe, una chica de 25 años, como dependienta.

Entró y dio las buenas tardes y espero a que le atendieran, ya que había dos personas delante. Cuando le tocó su turno, con una sonrisa de oreja a oreja, le dijo a Mateo:

  • Buenas, Mateo. Venía a por una caja de << tiras >>.
  • Si, ahora mismo.

Y Mateo le dio una caja de << tiritas >>.

  • Son uno con cincuenta.

A lo que ella se rio con su típica y escandalosa risa…

  • Mateo, ¿Qué bromista eres? Anda guarda esto y dame una caja de << tiras >>.
  • No estoy de brom… Un momento, ¿tú a que llamas << tiras >>?
  • Pues a que va a ser, a las << tiras >> de toda la vida, esas que son de marca << EVAX, FINA Y SEGURA >>…

Esta vez el que estalló en carcajadas fue el farmacéutico.

  • ¡Apaga y vámonos! ¡Tú lo que quieres son compresas!
  • Bueno, si… Pero es que yo las llamo << tiras >>.

 

Y a partir de ese día cada vez que Alicia iba a comprar compresas y estaban solos en la farmacia, Mateo le decía:

  • Ah, de acuerdo. ¡Marchando una caja de << tiras >>!

Y Alicia se meaba de risa.

 

Nícola Baremo

16/7/16

Anuncios