RELATO Nº 25: EL SUEÑO (1/8/16)

 

EL SUEÑO

 

Cristóbal tenía treinta y cinco años y trabajaba en un taller de coches como mecánico.

Llegó a su apartamento se duchó y se puso cómodo, cenó algo ligero, un poco de fiambre y una pieza de fruta y después se puso a ver el Facebook mientras veía la tele. Sobre las doce menos cuarto de la noche se puso el pijama y se acostó y enseguida se durmió, y soñó…

…soñó que estaba conduciendo una moto de gran cilindrada, de 1200 centímetros cúbicos e iba a toda velocidad por la carretera y sentía el viento en su cara y en sus brazos ya que iba sin casco y con una camiseta de manga corta y entonces de repente, en un momento determinado, la moto se le empezó a deshacer poco a poco, primero se le quitaron las protecciones de plásticos, a continuación el depósito, después el manillar, el asiento, las ruedas, pero él seguía a toda velocidad y apareció él, volando por encima de la carretera a 250 km/h y empezó a ascender, arriba, arriba, alto, alto y veía el paisaje como si estuviese en un globo aerostático y de pronto empezó a oír una música muy alta…

… ¡ERA EL DESPERTADOR!

Se despertó y se sentó en la cama y se puso a recordar el sueño y a pensar en él. << ¿Qué significará? >>.

Se fue al cuarto de baño a lavarse la cara y a los diez minutos ya se le había olvidado.

Una hora más tarde cuando salía de su casa para ir a trabajar se acordó del sueño y pensó: << En la próxima cita con Fernando se lo tengo que contar, a ver que me comenta…>>

Fernando era su psicólogo.

 

Nícola Baremo

1/8/16